CÓD.N02-S07-A-13 ONLINE

El nuevo documental periodístico en la era Netflix

Resumen.

El formato del documental periodístico tradicional ha sufrido un profundo revulsivo en los últimos años. Tradicionalmente denostado por la industria del cine de ficción, en los últimos veinte años, en cambio, ha pasado a tener status propio dentro de los festivales de cine mas prestigiosos del mundo, y a contar con una fuerte inyección económica por parte de las nuevas plataformas digitales, que obtienen un share considerable con piezas que son relativamente económicas de producir. Analizando la parrilla actual del audiovisual online, rivalizan ya con las series y las películas de producción propias mas vistas: en el último año, de entre las propuestas de Netflix mas vistas destaca: Jeffrey Epstein: asquerosamente rico (sobre los abusos del magnate americano), Examen de conciencia (del catalán Albert Solé, sobre los abusos en el seno de la iglesia católica española) o el estreno a bombo y platillo, justo en estos días, de La línea (sobre el narcotráfico en la bahía de Cádiz). Ya en 2019 había conseguido gran éxito con Alcasser (sobre el asesinato de unas jóvenes en los años 90 en dicha localidad española). Pero también otras plataformas en 2020 apuestan por una revisión de la historia reciente de nuestro país desde el documental periodístico: El Palmar de Troya (movistar+), entre otros. Tendremos pues oportunidad de indagar en cómo se estructura la información periodística que se ofrece en estos formatos, qué tipo de fuentes utilizan y, sobre todo, cómo se dispone de unos medios audiovisuales y tecnológicos que, ante la crisis del periodismo escrito, han logrado hacer un formato atractivo desde lo audiovisual, incorporando a un buen número de jóvenes como espectadores al oficio de narrar historias reales, con procesos científicos de obtención de la información: ¿estamos ante un nuevo tipo de periodismo o es solo una nueva manera de contarlo?

Metodología.

A modo de herramienta analítica proponemos un análisis fílmico que arranca con Barthes y su análisis estructuralista en los sesenta del siglo pasado. Posteriormente este se enriquece con la rama psicologista que encarnan los clásicos Metz y Mitry. Ya en los años 80 nace una rama antiestructuralista capitaneada por la escuela norteamericana de los Bordwell, Staiger y Thompson, para desembocar, en los 90, en el llamado “postestructuralismo”, que nace vinculado al pensamiento postmoderno y el deconstruccionismo. Analizaremos desde el aparato de codificación semiótica diferentes propuestas audiovisuales estrenadas en 2020 y que suponen un acontecimiento periodístico de gran calado por acercar varios temas al público generalista.

Conclusiones.

Serán varias, y tienen implicaciones en campos tales como la narración fílmica o el emplazamiento material del cine en la era Netflix. Lo cual ha obligado, como veremos, a ciertas reformulaciones periodísticas para adaptar así a los contenidos a los nuevos vehículos comunicativos digitales de la era Netflix.

 

 

 

Palabras clave

audiovisual Cine documental Netflix periodismo

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Manuel Blanco Pérez

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 5 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Katherine Calero

      Comentó el 12/12/2020 a las 14:57:26

      Excelente Manuel su ponencia. Como periodista le quisiera consultar su criterio en el sentido de cuál sería la principal reformulación que se está haciendo en los contenidos periodísticos para que sean exitosos en estos nuevos vehículos comunicativos digitales

      Responder

      • profile avatar

        Manuel Blanco Pérez

        Comentó el 12/12/2020 a las 15:10:41

        Hola Katherine, gracias por tus palabras.... pues Diría que la estructura se “adapta” a los códigos audiovisuales del mismo modo que, por poner un ejemplo, Chaves Nogales adapta su relato a los códigos literarios cuando escribe un libro o cuando un novelista escribe una columna en un periódico escrito. Creo que, en el periodismo audiovisual de las series, todo el trabajo es igual desde la idea hasta que te sientas a escribir el guion, tras eso, es decir, a partir de que la cámara se enciende y hasta que mandas la(s) pieza (s) remasterizadas a la plataforma que sea, todo es diferente. Por tanto, por responder tu pregunta: creo que la noticia, documentación, Fuentes, contrastes De Fuentes y demás es igual, pero luego es cine. Si los periodistas no están pidiendo entrar ahí es que no lo necesitan (qué alguno no) o bien, han desconectado mucho de lo que pasa en las calles (cosa morral en el caso de nuestro oficio)... para ver un ejemplo de un proyecto de investigación periodística adaptado a ese modelo cinematográfico, y si me permites y perdonas la autocita, puedes ver “Al sur del sur”, en filmin, dirigida y escrita por este qué te habla. Gracias por el interés y estamos en contacto! Abrazos desde Sevilla.

        Responder

    • profile avatar

      Manuel Blanco Pérez

      Comentó el 10/12/2020 a las 15:47:43

      Hola, Mario. ¡Pues qué buena pregunta!, hay aspectos que lógicamente permanecen invariables: por ejemplo la colorimetría (que se ha estandarizado y, en cualquier caso, la literatura científica parece que está muy consolidada: Heller, Tello, y el librito de la Usal mío -perdón por la autocita-), pero, y aquí es donde quería llegar: es materialmente imposible analizar aspectos como la narrativa interna o el guion con las mismas herramientas que para películas. Básicamente porque el producto audiovisual es radicalmente diferente: en series de seis capítulos (o más) de 45' de duración cada uno, no se articulan igual los giros de guión, tramas/subtramas, mcguffin, arcos temporales etc. que en una peli de 90'. Por tanto, el sunami Netflix (y las plataformas) más allá de ser una ventana más de exhibición, está generando un nuevo tipo de "cine" que es tan disruptivo como el cine a color con el BN o el sonoro con el mudo. Quizás, el cambio actual es aún más profundo que en esos dos ejemplos, entre otras cosas porque, a diferencia de los dos previos, estos cambios NO SOLO afectan al cine. Algunos de los mejores escritores de mi generación (los nacidos en los 80) yo ni se plantean escribir novelas: todos quieren escribir series. Y tanto igual pasa con otras ramas que, no siendo cine, poseen cierta relación (diseñadores de sonido, etc..) Así que, tal y como yo lo veo, creo que necesitamos otras herramientas para analizar un producto que es ya hijo de otro tiempo. En esa línea pretendía ir el libro "cine y semiótica" que es una suerte de hoja de ruta... pero el camino es tan largo que hacen falta muchas líneas de investigación diferentes ... seguro que en ella, tarde o temprano, nos vamos a encontrar, Mario... un abrazo desde Sevilla.

      Responder

      • profile avatar

        Mario Caballero Pérez

        Comentó el 11/12/2020 a las 19:20:22

        Muchas gracias por la respuesta, Manuel, la verdad que mi acercamiento al cine siempre ha sido desde la construcción del espacio fílmico, el análisis de la ciudad que transmiten (la cinematic city de Clarke) y la dirección de arte, un enfoque muy interesante el tuyo.
        ¡Un abrazo desde Granada!

        Responder

    • profile avatar

      Mario Caballero Pérez

      Comentó el 10/12/2020 a las 15:36:36

      Buenas Manuel, ¿ese cambio de paradigma y de difusión se convierte también en un cambio de las bases metodológicas, o los documentales se siguen realizando con estructuras similares anteriores a la existencia de las plataformas de streaming?

      Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.